FLOR SILVESTRE

Cuando llega al final,
o lo imagina,
fatigado por la dureza del viaje,
y descubre la belleza
de una flor imposible
en el acantilado,
altiva entre las piedras
y frágil
como una bailarina
junto a la madrugada,
presiente que el camino
que se abre ante sus ojos
acaba de empezar,
se inaugura en silencio
con el primero de sus pasos,
se llenará de luz si lo recorre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario