LA FE

Acoge en tus manos el aliento
de la pequeña dicha: haber creído
por un instante solo que la luz era cierta,
que temblaban sus alas como ramas caídas
para guiar tus pasos en el largo viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario