Semilla

Toqué la célula
más honda con la levedad
del pájaro que se mece
en la rama. 
                    Se derramó 
en mi corazón
la transparencia de la luna
y su misterio.
                           Que el viento
no se lleve la semilla
minúscula
                      que será,
si la riegas cada día
con la yema de los dedos,
si la mojan tus labios
en las noches oscuras,
                                               la raíz
de una caricia
que habrá nacido a la vida
con humilde vocación
de árbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario