Lo sabía Wisłaba

Esa tonta presunción
de que hace gala la palabra todo,
pavoneándose en el escenario
como si nunca fuera
a equivocarse,
se desdibuja en el vacío
lo mismo que una nube
con el paso del tiempo,
se desmaya en la arena
como hace siempre el agua
por más fuerza que traiga,
se deshace en la boca
y queda en nada
cuando el público,
en silencio,
abandona el teatro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario