La llama

Se expande en las entrañas
la luz de la alegría.
La acoge, agradecido, el cuerpo,
sin vislumbrar apenas el origen
que la ha traído en volandas
hasta la misma orilla
de este mundo sin gente,
de esta casa vacía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario