Un dia más

Incluso en la pared desnuda y sola,
si miras el vacío con hondura,
se abre paso la luz como simiente
de la que brota el mundo
para que el alma recupere el pulso
de nuevo en paz, como si renaciera 
y se adentre sin miedo en la armonía 
de lo desconocido y de lo eterno:
el sol del día, el viento, la mañana 
que yo celebro −a veces en silencio− 
escribiendo despacio estas palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario