Vieja dama

Está la muerte quietecita y mansa
como un retrato viejo en el estante.
Sólo con esperar tiene bastante.
Liba su negra flor. Y no se cansa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario