Amar

Amar lo que no puede tocarse
con la yema de los dedos,
lo que arde en el alma después de la caricia,
lo que brilla en la noche
y no deja secuela,
lo que se da en cada entrega
acaso despidiéndose.
                                      Amar el cielo
sin estrellas, la voz desconocida
que invade lentamente los espacios vacíos,
la sombra entre los árboles
donde apenas se escucha el eco de unos pasos
fundidos en la grava.
                                      Los que da el caminante
sin saber hacia dónde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario